VALVULAS DE PROCESO

En el control automático de los procesos industriales la válvula de control juega 
un papel muy importante en el bucle de regulación. Realiza la función de variar el caudal del fluido de control, que modifica a su vez el valor de la variable medida comportándose como un orificio de área continuamente variable. Dentro del bucle de control tiene tanta importancia como el elemento primario, el transmisor y el controlador.

El cuerpo de la válvula contiene en su interior el obturador y los asientos y está provisto de rosca o de bridas para conectar la válvula a la tubería. El obturador es quien realiza la función de control de paso del fluido y puede actuar en la dirección de su propio eje o bien tener un movimiento rotativo. Está unido a un vástago que pasa a través de la tapa del cuerpo y que es accionado por el servomotor que puede ser eléctrico mediante una señal todo/nada o proporcional mediante una señal analógica, otra opcion es la activación mediante un sistema neumático por una válvula todo/nada o un posicionador.

Las válvulas pueden ser de varios tipos según sea el diseño del cuerpo y el movimiento del obturador.

• Válvula de globo.

Pueden ser de simple asiento, de doble asiento y de obturador equilibrado respectivamente. Las válvulas de simple asiento precisan de un actuador de mayor tamaño para que el obturador cierre en contra de la presión diferencial del proceso. Por lo tanto, se emplean cuando la presión del fluido es baja y se precisa que las fugas en posición de cierre sean mínimas. En la válvula de doble asiento o de obturador equilibrado la fuerza de desequilibrio desarrollada por la presión diferencial a través del obturador es menor que en la válvula de simple asiento. Por este motivo se emplea en válvulas de gran tamaño o bien cuando deba trabajarse con una alta presión diferencial. En posición de cierre las fugas son mayores que en una válvula de simple asiento.

• Válvula de asiento inclinado.

Esta válvula representada permite obtener un flujo de caudal regular sin excesivas turbulencias y es adecuada para disminuir la erosión cuando ésta es considerable por las características del fluido o por la excesiva presión diferencial. El diseño de la válvula es idóneo para el control de fluidos que vaporizan (flashing), para trabajar con grandes presiones diferenciales y para los fluidos que contienen sólidos en suspensión.


• Válvula de tres vías.

Este tipo de válvula se emplea generalmente para mezclar fluidos (válvulas mezcladoras) o bien para 

derivar de un flujo de entrada dos de salida (válvulas diversoras). Las válvulas de tres vías intervienen 

típicamente en el control de temperatura de intercambiadores de calor.


• Válvula de mariposa.

Esta válvula efectúa su cierre con un disco vertical plano que se mueve horizontalmente al flujo del fluido. Por su disposición es adecuada generalmente para control todo-nada. Tiene la ventaja de presentar muy poca resistencia al flujo de fluido cuando está en posición de apertura total.