CELULAS DE CARGA

Las células de carga pueden ser de compresión y de tracción dependiendo de la fuerza que se vaya a medir. La aplicación de las células de carga, se encuentra presente en las más diversas utilidades que van desde el sector industrial hasta otros sectores como el de la siderometalúrgica, sector naval, construcción etc...

Lógicamente las diferentes utilidades exigen diferentes modelos y prestaciones generando diferentes tipos de celulas de carga ajustándonos a las necesidades de nuestros clientes.

Las células de carga a tracción o tensión se emplean, como su propio nombre indica, para la medida de fuerza en la dirección de tracción o tensión de la célula. Estos sensores tienen diferentes formatos y son empleados en cualquier aplicación industrial o de ensayos.

La salida suele ser directa desde el puente de wheatstone que tiene montado internamente el sensor, aunque en ocasiones se integra el amplificador para poder contar con una salida analógica directamente desde la célula, sin necesidad de añadir una electrónica de acondicionamiento externa.
Las células de carga a compresión se emplean, como su propio nombre indica, para la medida de fuerza en la dirección de compresión de la célula. Estos sensores tienen diferentes formatos y son empleados en cualquier aplicación industrial o de ensayos.
La salida suele ser directa desde el puente de wheatstone que tiene montado internamente el sensor, aunque en ocasiones se integra el amplificador para poder contar con una salida analógica directamente desde la célula, sin necesidad de añadir una electrónica de acondicionamiento externa.